DAR LA CARA ES LA CLAVE

Dar la cara es la clave es un libro escrito por David Espinós. Es una invitación a liberarnos del miedo para ser nosotros los dueños de nuestra comunicación y que no sea el miedo que nos atenaza el que condicione nuesta manera de comunicarnos.

¿Se puede gestionar bien una situación de crisis con miedo? Difícil, por no decir imposible. Con miedo no se pueden tomar buenas decisiones, comunicar eficazmente ni, por supuesto, resolver situaciones críticas. En este libro se analizan, de forma amena y didáctica, algunos casos de partidos políticos, clubes deportivos, empresas y personas anónimas que han comprobado en su propia piel cómo una mala gestión afecta de forma severa su reputación. En las situaciones de crisis no es tan importante lo que sucede, sino cómo se gestiona lo que sucede. Aquí está la clave entre salir reforzado o acabar por hundirse.

Capítulo I. Liberémonos del miedo

Cuando todos saltaban hacia adelante Dick Fosbury decidió hacerlo hacia atrás. No tuvo miedo de abrir un nuevo camino pese al escepticismo del mundo del atletismo.

Capítulo II. En el ojo del huracán

La foto de la camiseta de Sergio Ramos que el juagador del Madrid compartió en las redes, al finalizar el partido, para demostrar que era mentira lo que se dijo sobre Piqué.

Rueda de prensa sobre los atentados de Barcelona donde se produce un “enfrentamiento” entre el jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y un periodista holandés.

Capítulo III. A más lecciones, más contradicciones

La prepotencia nunca es una buena compañera de viaje. Gabriel Rufián y Ramón Espinar lo han experimentado en primera persona.

Risto Mejide pone contra las cuerdas a Gabriel Rufián. 

Reportaje de La Marea sobre el libro que nunca llegó a las librerías.

Capítulo IV. No te engañes: tu peor enemigo eres tú

Sandro Rosell y su mal pronóstico para la final de Copa del Rey contra el Madrid el año 2011.

Los mensajes de Pablo Iglesias hacia al periodista de El Mundo Álvaro Carvajal en la presentación de un libro en la Universidad Complutense de Madrid.

Emilio Duró dando una charla en A Coruña hace unos años.

Capítulo V. Pegarnos un tiro en el pie y hacer ver que no nos duele

Las consecuencias de un tuit desafortunado escrito mientras se ve un partido de fútbol con los amigos pueden acabar en un debate electoral de televisión. 

Capítulo VI. El orden de los factores sí altera el producto

Aunque parezca mentira hay países donde los políticos piden perdón. El primer ministro japonés Shinzo Abe se disculpa por los excesos de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Hisao Tanaka, presidente de Toshiba, se disculpa antes de dimitir por corrupción. 

Capítulo VII. El efecto bumerán

Imágenes del traslado del Miguel Pajares, que contrajo el virus del ebola.

Ana Mato no disfrutaba hablando en público. Esta rueda de prensa para explicar el contagio de ébola de la enfermera Teresa Romero es una prueba de ello.

El cuerpo habla siempre más alto y claro que las palabras. Vídeo de Bill Clinton siendo interrogado sobre el caso Monica Lewinsky. Nuestro lenguaje corporal no engaña.

Capítulo VIII. Trata a las víctimas como si fuesen tus hijos

Federico Trillo “paseándose” por el lugar del accidente del Yak-42.

Frankenstein – 04155 es un documental sobre el accidente del Alvia dirigido por Aitor Rei. Las televisiones no lo han programado, pero afortunadamente ha recibido el reconocimiento en festivales de cine. Detrás de un accidente como este siempre hay víctimas pese a que muchos políticos se olviden de ellas.

Dar a las víctimas lo que necesitan es posible. En el documental Cicatrius obertes (Cicatrices abiertas) que elaboró la televisión pública catalana se puede observar el papel que jugó el fiscal marsellés Brice Robin con los familiares de las víctimas. La noche y el día con el accidente del Alvia, el del Yak42, …

Capítulo IX. Relativiza y vencerás

Relativizar es clave en la vida. Ayuda a verlo todo menos grave de lo que puede parecer en un primer momento.

Capítulo X. Stanislav Petrov como paradigma

Stanislav Petrov un hombre que pese a su anonimato jugó un papel trascendental en plena Guerra Fría. Le debemos mucho.